Noticias

Medicinas más eficientes con menos tomas

 6 de noviembre, 2014

Las técnicas de Enzymlogic permiten a los laboratorios fabricar fármacos innovadores con mayor eficiencia clínica.


Después de una larga temporada trabajando para el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), la química Patricia Alfonso y la bioquímica Ana Corrionero decidieron a finales de mayo del año 2013 dar el salto y fundar su propia compañía, Enzymlogic. Una empresa que, con un protocolo y un sistema único se dedica a la investigación y optimización de nuevos fármacos que van a salir al mercado para aumentar su eficacia y poder reducir las dosis que se necesitan para los tratamientos, una prestación que resulta especialmente útil para cuidar la salud de las personas mayores que son quienes a menudo les cuesta más seguir los tratamientos médicos.


“Somos una CRO (empresa que proporciona servicios a compañías más grandes del sector médico, farmacéutico o biotecnológico a través de contratos de investigación subcontratados) que está especializada en caracterizar las interacciones entre los fármacos y las dianas que generan las enfermedades”, explica Alfonso. “Nos encargamos de caracterizar el tipo de interacción que está realizando el medicamento con sus dianas y de saber durante cuánto tiempo se produce dicha interacción”, indica.

La técnica se emplea en fármacos para prácticamente cualquier tipo de dolencia
Este sistema ofrece múltiples ventajas a las empresas farmacéuticas. “En lugar de medir sólo la fuerza de esta interacción como hacen otros, también sabemos la forma y la duración durante la que ésta se produce. Una información que las compañías farmacéuticas aplican para lanzar al mercado productos con mecanismos más innovadores, que los compuestos tengan menos efectos tóxicos y que la medicina sea cada vez más personalizada gracias a este tipo de compuestos”, comenta Corrionero.


Además, estas técnicas de investigación permiten beneficios para los consumidores ya que permite reducir las dosis de toma de los medicamentos y contribuir a que estos sean más eficientes. “Al contribuir a prolongar el tiempo de residencia (la duración en la que es el tiempo que el fármaco está unido a la proteína con la que tiene que interaccionar) se logra ser más eficiente», señala Alfonso. “Mientras que los fármacos clásicos tienen tiempos de residencia muy cortos por cada dosis y se administran tres al día, una cada 8 horas, con estos fármacos los tiempos son más prolongados y te permite pasar a una dosis al día”, indica. “Algo que sobre todo resulta muy útil con las personas de la tercera edad que padecen enfermedades crónicas y pueden así disminuir las dosis ya que, incluso si olvidan una toma, como el tiempo es más prolongado, el efecto persiste», explica Corrionero.


Pasar de tres dosis a solo una resulta muy útil sobre todo para personas de la tercera edad
Esta técnica que puede aplicarse a medicamentos de diversa naturaleza que sirven para tratar dolencias de lo más variopinto. “Valen para todo tipo de medicamentos para tratar enfermedades como el cáncer, las inflamaciones, alteraciones en el sistema nervioso central y en el aparato digestivo, entro otros”, comenta Alfonso. “Se puede aplicar para toda aquella enfermedad en la que esté involucrada una proteína”, apunta Corrionero.


La actividad comercial de esta empresa está enfocada a trabajar con grandes compañías farmacéuticas. “Lamentablemente no podemos dar nombres de la mayoría de firmas con las que trabajamos al tratarse de medicamentos en fase de pruebas antes de decidir o no su comercialización”. Pese a ello, algunos acuerdos sí son públicos. Por ejemplo, el consorcio público-privado que investiga las enfermedades asociadas a errores congénitos del metabolismo en la que Enzymlogic participa con qGenomics, Minoryx, Devicare, la Universidad de Barcelona y la Pompeu Fabra con un prespuesto de 1,1 millones de euros respaldado por el Ministerio de Economía como ente púbico.


Descarga el artículo “Medicinas más eficientes con menos tomas” pinchando aquí.


Volver